línea domiciliaria

> Ablandadores

Los ablandadores son equipos que eliminan la dureza del agua. La dureza es lo que comúnmente conocemos como SARRO y se trata de la concentración de minerales que hay en una determinada cantidad de agua, en particular sales de magnesio y calcio. El agua que habitualmente denominamos “dura” tiene una gran concentración de sales, mientras que la “blanda” las contiene en muy poca cantidad.

En términos generales, los ablandadores se componen de:

Un tanque que contiene resina iónica (la función de la resina es la de retener todos los cationes Calcio y Magnesio e intercambiarlos con Sodio a través de una reacción química. Luego de esta reacción, el agua que abandona el ablandador está exenta de Iones de Calcio y Magnesio y, por ende, carece de dureza y no forma sarro).

Cabezal Inteligente – Automático (el equipo funciona de un modo completamente automático. Lo único que debés hacer regularmente, es cargar el tanque salero con sal gruesa común).

Tanque de Sal: depósito donde se pone sal gruesa común para que se limpie/regenere la resina.

En este caso, nuestro modelo domiciliario es un módulo integrado que reúne estos componentes en un equipo compacto, con un diseño estético, que se incorpora fácilmente en su hogar.

Tanque de Sal: depósito donde se pone sal gruesa común para que se limpie/regenere la resina.

¿Por qué te conviene tener un ablandador en tu casa?

Porque mantiene libre de sarro bachas, grifería, sanitarios, azulejos, mamparas, vajilla, ollas, electrodomésticos (planchas a vapor, cafeteras, pava eléctrica, vaporizadores, vaporieras, lavavajillas, lavarropas, etc.)

Porque AHORRÁS shampoo, acondicionador, detergente, jabón para el cuerpo y para la ropa, suavizante, productos de limpieza y ¡tiempo!, porque no vas a tener que estar limpiando permanentemente para evitar que el sarro te manche y arruine todo.

Porque el agua blanda limpia completamente la piel y el pelo mientras que con agua dura, los poros se saturan con residuos de jabón, dejando la piel y el pelo secos y sin brillo.

Porque elimina el riesgo de incrustaciones en cañerías, calefones, termotanques y calderas, haciendo que ahorres gas al optimizar la cantidad de calor que necesitás para calentar el agua.

¿Qué necesitás para instalar un ablandador en tu casa?

Conexión a la red de agua corriente, Conexión eléctrica y buena presión de agua (2 kilos de presión) o bomba presurizadora.